boton copei fotografias

Boton noticias copei

Boton organizacion copei

boton contáctenos copei

todos por la unidad

Registro
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese
Twitter
Noticia Destacada 3

Mediación internacional para Venezuela

La arrogancia nunca ha sido buena consejera. Oír es una cosa y escuchar es otra decía un buen amigo campesino, de esos que tienen esa sabiduría que solo meten en la piel los duendes de la naturaleza. “Cuando aprendes a escuchar el trinar de los pájaros y el murmullo de la tierra comienzas a entender la vulnerabilidad del ser humano”, escribió algún poeta.
Séneca dijo que “de lo malo no puede salir nada bueno”. Cuando se abusa permanentemente de un pueblo, nada bueno puede salir, y ese ha sido el pecado capital de las élites venezolanas desde hace mucho tiempo. Hoy, quienes gobiernan vuelven a encumbrarse en el mismo pedestal de prepotencia en el que se encaramaron los autócratas del siglo XIX y la mitad del siglo XX; y los últimos gobernantes de la gloriosa etapa democrática venezolana.
La crisis venezolana es de verdad, no es producto de algún laboratorio macabro de factura imperialista. Después de haber diezmado a nuestra población en medio de guerras, montoneras y escaramuzas estériles en el siglo XIX, se grabó en la conciencia colectiva la inutilidad de resolver nuestras diferencias a balazos. De allí, que el doloroso saldo humano que nos ha tocado sufrir a partir del 12 de febrero sea un golpe terrible a la vocación pacifica del pueblo venezolano. Quizá para quienes hoy gobiernan Venezuela 15 muertos no son gran cosa, a fin de cuentas, ellos aparecieron ante la opinión pública intentando tomar el poder con las armas, pero para el resto del país son muchos muertos.
El gobierno ha banalizado la crisis; para ellos, el problema no es tan grave porque los conflictos se han dado en 18 municipios, ¿es que acaso necesitan que la conflictividad se extienda a los 335 municipios del país para entender el asunto?, lo que hemos visto hasta el momento es apenas la punta del iceberg, aguas adentro de la sociedad venezolana hay un malestar proverbial que está buscando desahogo; y el Gobierno se niega a entenderlo.
El principal y más peligroso problema que estamos atravesando es que el pacto social que garantiza la Constitución a los venezolanos está roto. Hay un sector importantísimo de nuestra sociedad que se siente excluido del proyecto venezolano enmarcado en la Constitución Nacional. Por eso, Venezuela es una olla de presión. Es deber moral de una dirigencia responsable abrir la válvula para evitar que esa olla estalle.
En la oposición veníamos debatiendo nuestras diferencias ante los ojos del país. Desde Copei fijamos posición clara en contra de la tesis del Plebiscito de finales de 2013 y su alter ego de la tesis de La Salida con que se nos madrugó en el 2014. Así cada factor esgrimía sus argumentos para ir encontrando entre todos un rumbo estratégico común. Por su parte el Gobierno, le hacía una lectura equivocada a los resultados electorales de las municipales del 08 de diciembre, continuando con su asfixiante pretensión hegemónica e incapaz de descifrar el trágico laberinto económico en el que metió al país. Mientras tanto, ambos, gobierno y oposición, no nos percatábamos del movimiento telúrico que bajo tierra comenzaba a coger fuerza. Es entonces, como suele ocurrir en cada ciclo histórico terminal, cuando el estudiantado venezolano salió a la vanguardia tomando las calles en todo el país  el 12 de febrero.
La única manera de superar esta crisis  es reencausando al país dentro del marco constitucional. Y eso pasa por un diálogo sincero con resultados concretos; el diálogo hueco, los discursos para la galería serían una nueva frustración para nuestro pueblo. Un diálogo nacional que incluya a todos los sectores, estudiantes, trabajadores, magisterio, empresarios, la MUD y el Gobierno. Un diálogo que tenga como agenda los derechos humanos, sociales, económicos y políticos que nuestra Constitución le garantiza al pueblo venezolano. El único diálogo posible es en base al respeto e irrestricto cumplimiento de la Constitución; esa es la única forma de reconstruir el pacto social venezolano y evitar que esta olla de presión llamada Venezuela estalle.
En la MUD hemos actuado con responsabilidad, hemos condenado sin matices toda forma de violencia y hemos propuesto un diálogo con mediación nacional o internacional. En Copei preferimos que esa mediación sea internacional y proponemos un equipo mediador integrado por  El Vaticano, La ONU y en representación de Unasur al presidente Mujica de Uruguay. El diálogo debe darse con mediación por la sencilla razón de que no nos tenemos confianza. Desde el Gobierno nos acusan de estar tramando un golpe de estado, y desde la oposición estamos convencidos de que el Gobierno está montando un modelo totalitario, con estos niveles de desconfianza, resulta evidente, que ese diálogo necesita mediación.
Por lo pronto, la protesta pacífica debe continuar, mientras más pacifica se sumará más pueblo, y mientras se sume más pueblo será más poderosa ¡Adelante!

Artículo de Roberto Enríquez. El Nuevo País 22/12/2013

                                                                  El olivo de Maduro

El presidente Maduro se presentó con el ramo de olivo de la paz en el encuentro con los alcaldes de la MUD, habría que ser estrecho de alma para no celebrar un evento que rompe con el estilo ofensivo del Gobierno. Creo que las intervenciones de los alcaldes, evidenciaron la madurez del liderazgo local de la alternativa democrática. He escuchado críticas en razón de que la mayoría de esos líderes asumieron posiciones no confrontacionales. Creo que es bueno recordarles a esos oficiantes de la crítica  que los grandes héroes de la jornada del 8-D son esos líderes que le quitaron espacios al PSUV. Sin desmeritar el liderazgo de los líderes que ganaron alcaldías donde siempre ha ganado la oposición como es el caso de El Hatillo y San Cristóbal, ciertamente con  prometedores alcaldes, es bueno señalar que esas alcaldías pasaron de las manos de líderes de PJ a representantes de Voluntad Popular, y no fueron arrebatadas al oficialismo. Así como el Alcalde Mayor que no se hubiera mantenido en su posición si no fuera por los electores del este de Caracas. Es por ello que los casos de Warner Jiménez en Maturín, José Karcón en Valera, Pedro Loreto en Valle de la Pascua, Edgar Miranda en San Rafael de Onoto, Goyo Martínez en Upata, Ricardo Hernández en Cárdenas, entre otros, cobran singular importancia al lograr superar un contexto tan adverso y salir victoriosos. Creo que merecen todo el respeto; y en lugar de recibir consejos de  tanto sabio, ellos son los que están para darlos.   Los alcaldes dejaron sus pertrechos de combate político para asumir la investidura de alcaldes de sus pueblos. A quienes esperaban exorcizar sus molestias viendo un lance de improperios entre los alcaldes y El Presidente, es bueno advertirles que lo mejor que pueden hacer esos líderes para fortalecer la Unidad, es tener buenas gestiones, gestiones ejemplares en cada uno de sus municipios y no quedarse enganchados en la diatriba, el debate  y la polémica que corresponde a otros actores del mundo político.No creo que sea prudente hacernos expectativas exageradas. Pero no tengo duda al afirmar que Maduro dio un viraje muy importante, dejando descolgados a los sectores antidemocráticos y violentos del oficialismo. Sin desmarcarse de Chávez, su padre político; Maduro logró por primera vez imprimirse un sello propio, asomarse con una personalidad propia ante los ojos de los venezolanos en la reunión celebrada con los alcaldes; y eso es sano para el país. A partir de ahora Maduro queda comprometido con los venezolanos en esta nueva orientación que le está dando al Gobierno. No le será fácil al Presidente descaminar el camino comenzado sin ser castigado por el país entero, incluyendo a sus electores. Porque la atmosfera de Paz es una exigencia de toda Venezuela, sin distinción de credos políticos.No podemos perder la perspectiva. En Venezuela está pendiente un debate intenso y áspero sobre los errores en la política económica y social del Gobierno; el colapso económico, la inflación, el desabastecimiento, los escandalosos niveles de inseguridad; y naturalmente, la pretensión de avasallar a todo el país rompiendo incluso postulados constitucionales con mecanismos usurpadores de la soberanía popular.  Estamos obligados a defender los intereses populares en una lucha sin cuartel, y el Gobierno está en su derecho a defenderse; pero esa lucha, ambos debemos darla dentro de los parámetros democráticos y constitucionales; apelando a las ideas y no a las ofensas. Tenemos una extraordinaria oportunidad de salir a la lucha política apelando al debate y no al aniquilamiento moral y político del adversario. La reunión entre los alcaldes y el Presidente fue un primer paso.Ahora quien está bajo la vigilancia popular es Maduro. Le toca  galvanizar su vocación democrática ante la audiencia nacional y no convertir ese ramo de olivo en una broza de espinas. Si convierte esa reunión con los alcaldes  en una nueva farsa, no tengo duda de que el pueblo se la cobrará. Mi rol no es darle consejos al Presidente ni pretendo darlos; pero mientras tenga luchadores políticos y sindicales como Carlos Ortega, Manuel Rosales y Oscar Pérez en el exilio, a editores críticos urbi et orbi como Poleo y periodistas en el destierro, además de presos por razones políticas, no será creíble el talante democrático de Maduro. A estas alturas de la historia de la humanidad es difícil aceptar el carácter democrático de gobiernos con exilados y presos políticos. Lo que toca es dar libertad y permitir el retorno de los desterrados sin condiciones.Por nuestra parte, seguiremos aplaudiendo todo gesto que coadyuve a instalar una cultura de diálogo en Venezuela. Creo que las coordenadas para un accionar político firme, responsable, respetuoso, valiente y constructivo de la oposición las dejó el alcalde Gerardo Blyde en su intervención de cierre. Gerardo destacó el carácter plural y diverso de la alternativa pero disparó con fina puntería cuando dijo lo que había que decir sin arrastrarse, sin perder la compostura y sin ofender. Esa es la ruta.



Noticia Destacada 2

 Copei: “Le exigimos al Gobierno rectificar las medidas económicas para este 2014

”Rechazaron  las recientes acciones del Ejecutivo Nacional porque “entorpecen el diálogo”

robert garcia copei social cristiano

 

 

 (Prensa Copei 6/1/2014) El representante nacional de Copei, Robert García, instó al Gobierno nacional cambiar las medidas económicas aplicadas durante el 2013 y “que  éste año esté lleno de medidas favorables para el pueblo venezolano”.Aseguró que regular los precios no es la solución para “la grave crisis económica y de producción que enfrenta el país”.

Noticias de la MUD
Nueva generación de Copei

Copei solicitó al TSJ nulidad del decreto del Cesppa por atentar contra venezolanos

Roberto Enríquez: "El presidente sigue evadiendo darle respuestas al país"

Discurso Roberto Enríquez. 67 aniversario de Copei

Copei TSJ debe proteger la salud de Iván Simonovis

 
 
 
Email: info@partidocopei.com

Programación y Hosting = www.ApoyoInformatico.com